Empacho de pretérito perfecto Por qué evitar el pretérito perfecto

Empachado de pretérito perfectoEmpacho de pretérito perfecto

Según la Real Academia Española el pretérito perfecto es un:

tiempo perfectivo que sitúa la acción, el proceso o el estado expresados por el verbo en un momento anterior al presente de un lapso no concluido.

Como esto no hay quién lo entienda, lo explicamos con unos ejemplos. Debe decirse:

Hoy he desayunado a las ocho

Debe usarse el pretérito perfecto —he desayunado— y no el indefinido —desayuné—, porque hoy todavía no ha finalizado. Es un “lapso no concluido”.

Sin embargo, debe decirse:

Ayer desayuné a las ocho

Aquí debe usarse el pretérito indefinido —desayuné— y no el perfecto —he desayunado—, porque ayer ya ha finalizado. Es un “lapso concluido”.

El problema es que miles de veces no disponemos de una referencia temporal clara. ¿Qué es correcto?:

Esta mañana he desayunado un café con tostadas

o

Esta mañana desayuné un café con tostadas

Antes de las doce deberíamos usar la primera frase y después la segunda; pero como a nadie se le ocurre mirar la hora antes de hablar para decidir qué pasado usar, en la práctica los pretéritos perfecto e indefinido se emplean con desmadre. Los gallegos usan el indefinido por imitación al idioma gallego que carece del perfecto, pero los madrileños abusan del perfecto. Los periodistas españoles tienden al uso de perfecto seguramente porque juzgan que las noticias frescas acontecen en la referencia temporal de las 24 horas anteriores a la impresión; un criterio arbitrario, ya que la referencia podría ser la hora antes.

¿Cuál elegir? Me inclino por el indefinido porque el perfecto me tiene cansado con escritos como este:

Una vez más, Mario Draghi ha aprovechado la reunión posterior al Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) para presionar a los Gobiernos y dirigentes de la Eurozona, a quienes ha solicitado en varias ocasiones que actúen. Primero, el presidente del organismo ha afirmado que “la lentitud de aplicación de reformas estructurales en Europa está dañando las perspectivas de la región”; posteriormente ha señalado que “la implantación de reformas estructurales en un entorno acomodaticia sería más efectiva”, y, finalmente, ha advertido que “las medidas implementadas [por el BCE] serían más efectivas si fuesen acompañadas de reformas”.

21/4/2016, El Mundo

La rima de los “has” y los “-ados” es horrorosa. Con el indefinido pasamos a una rima en  “-ó” más llevadera.

Una vez más, Mario Draghi aprovechó la reunión posterior al Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) para presionar a los Gobiernos y dirigentes de la Eurozona, a quienes solicitó en varias ocasiones que actúen. Primero, el presidente del organismo afirmó que “la lentitud de aplicación de reformas estructurales en Europa está dañando las perspectivas de la región”; posteriormente señaló que “la implantación de reformas estructurales en un entorno acomodaticia sería más efectiva”, y, finalmente, advirtió que “las medidas implementadas [por el BCE] serían más efectivas si fuesen acompañadas de reformas”.

 

3 Responses to “Empacho de pretérito perfecto Por qué evitar el pretérito perfecto

  1. Javier Peñas Says:

    Confieso que muchas veces dudo del mejor tiempo pretérito a utilizar de los cinco que conozco, con tu artículo tengo más claros las dos más frecuentes.

    Gracias. Saludos

  2. Gabriel Tojo Says:

    Javier, muchas gracias por el comentario.

    En español el pretérito perfecto y el indefinido se usan con caos porque muchas veces no está claro cual debe usarse.

    Frente a la duda prefiero el indefinido por simplicidad.

  3. patricia Says:

    muy bueno el articulo aunque hay palabras que a veces obviamos

Leave a Reply