Textos caóticos Por qué debe escribirse desde pocos puntos de vista

Textos caóticos

Vamos a hablar sobre cine y literatura, pero no sobre películas basadas en novelas, sino del problema común de cómo contar una historia. La literatura se construye sobre unos ladrillos llamados oraciones; unas unidades completas y autónomas. Las oraciones del cine son las tomas. En ambos oficios podemos hilar la historia enlazando las oraciones o las tomas desde un punto de vista o desde varios.

Si el lector entiende inglés le recomiendo que vea este video:

Chaos Cinema

El directivo de Walt Disney, Matthias Stork, explica el contraste entre el cine clásico centrado en relatos dominados por un punto de vista frente a lo que denomina chaos cinema, un estilo donde las escenas de acción se expresan con multitud de tomas cortas con cambios continuos de referencia.

Como ejemplo del estilo clásico tenemos esta escena de la película Hervidero (Hard-Boiled) de John Woo:

Dos individuos armados atacan un edificio. La cámara les sigue sin apenas enfocar otra cosa. El relato se comprende sin esfuerzo a pesar de que hablan chino. Es un ejemplo sobresaliente de claridad expositiva.

Como contraste veamos un ejemplo de chaos cinema, una persecución de El ultimátum de Bourne (The Bourne Ultimatum) de Paul Greengrass:

La cámara altera continuamente el ángulo de mira. Se observa un pie pisando el acelerador y en la vorágine no se distingue quien lo hace. Se ve un coche recibiendo tiros y no se sabe quien dispara. El espectador se pierde entre una sucesión desordenada de tomas sobrecargadas de acción. Se prima la impresión primaria sobre el relato.

Se puede disculpar el caos cinematográfico como artilugio artístico en escenas de acción. Sin embargo, el caos literario no merece ninguna clemencia, porque no nace de ninguna intención creativa, sino de la desidia del escritor.

Apliquemos estas ideas a la literatura, comenzando por El Quijote, un arquetipo de precisión expositiva:

En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lantejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos, consumían las tres partes de su hacienda. El resto della concluían sayo de velarte, calzas de velludo para las fiestas, con sus pantuflos de lo mesmo, y los días de entresemana se honraba con su vellorí de lo más fino. Tenía en su casa una ama que pasaba de los cuarenta y una sobrina que no llegaba a los veinte, y un mozo de campo y plaza que así ensillaba el rocín como tomaba la podadera. Frisaba la edad de nuestro hidalgo con los cincuenta años. Era de complexión recia, seco de carnes, enjuto de rostro, gran madrugador y amigo de la caza. Quieren decir que tenía el sobrenombre de «Quijada», o «Quesada», que en esto hay alguna diferencia en los autores que deste caso escriben, aunque por conjeturas verisímiles se deja entender que se llamaba «Quijana». Pero esto importa poco a nuestro cuento: basta que en la narración dél no se salga un punto de la verdad.

Se comienza enfocando la narración en el protagonista (azul). Solo al final se cambia la orientación hacia el cuento (rojo).

¿Cómo escribimos con varios protagonistas que interactúan?

… con orden:

No va a ser Ciudadanos quien se oponga a la propuesta. La formación de Albert Rivera quiere conseguir una imagen de fuerza de estabilización para su marca. Y es seguro que estaría en cualquier quiniela de Gobierno de coalición. Su gran mérito político es que, desde el principio, ha sabido convertirse y ser visto por el electorado como el más puro representante del centro político, el perfecto partido bisagra. El PSOE, como ya quedó claro en la anterior oportunidad, necesita a Ciudadanos para no perderse en brazos del radicalismo. A cambio, y no es poco, puede pactar a su derecha sin tener que abrazar al PP. Su electorado se lo prohíbe.

El PP es un partido que está incómodo fuera del poder, porque su militancia tiene un componente pragmático y clientelar que no es fácil que desaparezca. Pero si el PSOE y Ciudadanos se encuentran con la fortuna de que Podemos decida hacer caso a Pedro Sánchez, el PP va a tener que aceptar unos años sin gobernar. Es curioso que el PP le pueda deber tanto a Pablo Iglesias.

2/6/2016, El País

El escritor encara el reto de hablar sobre Ciudadanos, el PSOE y el PP y de explicar sus interacciones. Opta por comenzar centrándose en Ciudadanos (azul), después se focaliza en el PSOE (rojo) y termina escribiendo sobre el PP (verde).

Veamos ahora un texto caótico:

Los pájaros siguen cantando madrigales en mi barrio. Pero apenas se encendieron todas las rosas en los jardines, el verano se nos puso encima. Se anunciaron las elecciones como si fueran tormentas.

En estas tres semanas que quedan hasta el 26-J vamos a ver en qué horno se templaron los cerebros de los cuatro aspirantes a La Moncloa.

2/6/2016, El Mundo

Primero el texto se enfoca en los pájaros, después en el verano. Continúa con las elecciones y finaliza con los cerebros de cuatro aspirantes. Predominan las oraciones cortas con saltos bruscos de tema. Es el equivalente literario de la persecución de El Ultimátum de Bourne.

Los textos caóticos exigen concentración y agotan al lector. Solo se soportan en relatos cortos. Conviene aprender a identificarlos porque exhiben una enfermedad filológica con síntomas vagos. Aparece cuando un texto no nos gusta a pesar de que las oraciones gozan de buena técnica. Ese “no se qué” de muchos relatos flojos consiste en mero desorden.

 

 

Leave a Reply