Palabras que no dicen nada Por qué algunas palabras no se deben usar


Algunas palabras no dicen nada

En un texto todas las palabras deben trabajar. Las que no expresen nada o casi nada deben mandarse al paro. Por eso al revisar un escrito lo primero es probar a tachar palabras y comprobar si sirven para algo. Cualquier palabra puede sobrar, pero hay algunas tan vagas que estén donde estén hacen el zángano.

Veamos un listado con las expresiones más holgazanes:

a todos los efectos, básicamente, cierto, comparativamente, dado, de algún modo, definido, definitivamente, definitivo, esencialmente, generalmente, individual, particular, prácticamente, realmente, en realidad, relativamente, relativo, un tipo de, una serie de, virtualmente.

Y ahora veamos ejemplos:

El UCAM ya es un equipo de Segunda División a todos los efectos. Ayer, una representación del cuadro universitario acudió a su primera reunión informativa en la sede de la Liga de Fútbol Profesional, en Madrid.

1/6/2016, La Verdad

Que alguien explique como un equipo puede ser de Segunda División para unos efectos pero para otros no. Obviamente, “a todos los efectos” sobra.

Esa pobreza de las mediciones disponibles también es problemática para el estudio de la evolución en el tiempo en un país dado.

16/2/2016, La Nación (Argentina)

“Dado” siempre sobra cuando se usa como adjetivo. Cuando tropecemos con “dado” (o dados, dada, dadas) debemos tacharlo cuando es adjetivo y preservarlo cuando es verbo. Quien encuentre un ejemplo de “dado” actuado como adjetivo que merezca preservarse, por favor, que lo muestre en los comentarios.

La expresión “evolución en el tiempo” carece de sentido, ya que es inconcebible una evolución fuera del tiempo.

Mohamed Ali deja definitivamente el “ring” terrenal.

4/6/2016, RFI

En este titular se expresa de forma poética la muerte de Mohamed Ali. Pero, ¿de verdad es preciso aclarar que la muerte es definitiva? … a menos que se quiera aclarar que Mohamed Ali no experimentará una reencarnación.

También el Papa Francisco en Evangelli Gaudium nos empuja a cada uno de nosotros, a cada uno como persona individual, a actuar sin esperar que el mejoramiento gradual de la economía solucione los problemas de pobreza o de justicia social que vemos a nuestro lado, en nuestro prójimo.

4/11/2016, La Nación

“Individual” no solo sobra sino estorba. Se enfatiza más escribiendo “como persona” sin el apéndice de “individual”.

Como éste último delito no alcanzó a concretarse, Paulina Barros no será formalizada por este hecho particular, dijo el subcomisario.

23/2/2016, Diario Financiero

“Particular” no añade nada.

Perdió la política mexicana de nuevo, no en la jornada electoral que fue relativamente tranquila, sino en todo lo que vino después de cerrarse las urnas.

5/6/2016, El Mundo

Es dificilísimo encontrar un “relativamente” que esté justificado, pero en este caso es ofensivo para los mexicanos. ¿Qué le pasó por la cabeza al escritor?¿Qué no son posibles en México unas elecciones tranquilas sin más?

Es un tipo de roca que no se encuentra en las canteras inglesas.

6/6/2016, Diario de Mallorca

Póngase “Es una roca”

Clinton logra virtualmente los delegados para ser candidata y se enfrentará a Donald Trump.

6/6/2016, Noticias de Navarra

“Virtualmente” es un palabro de moda con significado difuso. ¿Qué se quiere decir?¿Que casi logró los delegados o que por fin los logró? El diccionario de la RAE no nos saca de dudas ya que entre sus acepciones incluye: casi, a punto de, en la práctica y en la realidad. Si algo casi sucede entonces aún no sucedió en la realidad. Mi consejo es erradicar “virtualmente”. Al leer el resto del artículo se comprueba que Clinton por fin logró los delegados necesarios, con lo que todo queda más claro borrando “virtualmente”.

2 Responses to “Palabras que no dicen nada Por qué algunas palabras no se deben usar

  1. Javier Peñas Says:

    Como siempre, das en el clavo.

    Gracias.

  2. Gabriel Tojo Says:

    Muchísimas gracias, Javier

Leave a Reply