Cómo focalizar un texto Por qué debemos experimentar con varios puntos de vista

Cómo focalizar un texto

Cada oración sostiene un punto de vista. “Las abejas fabrican miel” esta escrita desde el punto de vista de las abejas, mientras que “la miel es fabricada por las abejas” se focaliza en la miel. En principio el punto de vista lo marca el sujeto de la oración , pero no siempre es así. La frase “la miel la fabrican las abejas” posee abejas como sujeto, pero se centra en la miel. Para determinar el punto de vista debemos preguntarnos: ¿de qué habla en lo esencial la oración?

Para explicarnos con claridad debemos cambiar poco de punto de vista, algo que ya tratamos en Textos caóticos. Veamos un ejemplo:

Los científicos de IBM tienen casi listo a Watson, su flamante sistema de inteligencia artificial, para ponerlo a trabajar en el asunto denso y espinoso de la ciberseguridad. El lector recordará que el anterior ingenio de la empresa, Deep Blue, ganó a Kaspárov al ajedrez, pero tal vez ignore que Watson ha dejado muy atrás los talentos de su lejano ancestro de silicio. El ajedrez, al fin y al cabo, es un juego acotado, con solo unas cuantas piezas y unas pocas reglas para moverlas aquí y allá, y carece de la anfibología y la sutileza que convierten el mundo real en un objeto tan dificultoso de analizar, y tan interesante de habitar. Watson va mucho más allá: resuelve crucigramas; entiende el lenguaje de los humanos; aprende como un niño, abstrayendo principios generales a partir de ejemplos sueltos. Ojo con Watson.

9/6/2016, El País

Ahora examinemos los puntos de vista:

  • Los científicos de IBM tienen casi listo a Watson, su flamante sistema de inteligencia artificial, para ponerlo a trabajar en el asunto denso y espinoso de la ciberseguridad. (Los científicos de IBM)
  • El lector recordará que el anterior ingenio de la empresa, Deep Blue, ganó a Kaspárov al ajedrez, pero tal vez ignore que Watson ha dejado muy atrás los talentos de su lejano ancestro de silicio. (El lector)
  • El ajedrez, al fin y al cabo, es un juego acotado, con solo unas cuantas piezas y unas pocas reglas para moverlas aquí y allá, y carece de la anfibología y la sutileza que convierten el mundo real en un objeto tan dificultoso de analizar, y tan interesante de habitar. (El ajedrez)
  • Watson va mucho más allá: resuelve crucigramas; entiende el lenguaje de los humanos; aprende como un niño, abstrayendo principios generales a partir de ejemplos sueltos. (Watson)
  • Ojo con Watson. (Watson)

Se cambia mucho el enfoque: de los científicos de IBM pasamos al lector, al ajedrez, a Watson y, de nuevo, a Watson.

Vamos a centrarnos en Watson:

  • A Watson, un flamante sistema de inteligencia artificial, ya lo tienen casi listo los científicos de IBM para ponerlo a trabajar en el asunto denso y espinoso de la ciberseguridad. (Watson)
  •  (Watson) Ha dejado muy atrás los talentos de su lejano ancestro de silicio: el anterior ingenio de la empresa Deep Blue que ganó a Kasparov al ajedrez, tal como recordara el lector. (Watson)
  • El ajedrez, al fin y al cabo, es un juego acotado, con solo unas cuantas piezas y unas pocas reglas para moverlas aquí y allá, y carece de la anfibología y la sutileza que convierten el mundo real en un objeto tan dificultoso de analizar, y tan interesante de habitar. (El ajedrez)
  • Watson va mucho más allá: resuelve crucigramas; entiende el lenguaje de los humanos; aprende como un niño, abstrayendo principios generales a partir de ejemplos sueltos. (Watson)
  • Ojo con Watson. (Watson)

Veamos todo junto:

A Watson, un flamante sistema de inteligencia artificial, ya lo tienen casi listo los científicos de IBM para ponerlo a trabajar en el asunto denso y espinoso de la ciberseguridadHa dejado muy atrás los talentos de su lejano ancestro de silicio: el anterior ingenio de la empresa Deep Blue que ganó a Kasparov al ajedrez, tal como recordara el lector. El ajedrez, al fin y al cabo, es un juego acotado, con solo unas cuantas piezas y unas pocas reglas para moverlas aquí y allá, y carece de la anfibología y la sutileza que convierten el mundo real en un objeto tan dificultoso de analizar, y tan interesante de habitar. Watson va mucho más allá: resuelve crucigramas; entiende el lenguaje de los humanos; aprende como un niño, abstrayendo principios generales a partir de ejemplos sueltos. Ojo con Watson.

El texto nuevo está más centrado. Todas sus oraciones se enfocan en Watson salvo la tercera que se enfoca en el ajedrez. Se gana en orden y claridad, y la ceñida digresión hacia el ajedrez hasta se agradece.

Alternativamente podríamos escribir desde el punto de vista de los científicos de IBM:

  • Los científicos de IBM tienen casi listo a Watson, su flamante sistema de inteligencia artificial, para ponerlo a trabajar en el asunto denso y espinoso de la ciberseguridad. (Los científicos de IBM)
  • Antes habían diseñado Deep Blue, capaz de ganar a Kasparov al ajedrez tal como recordará el lector, aunque tal vez ignore que Watson ha dejado atrás los talentos de su lejano ancestro de silicio. (Los científicos de IBM)
  • El ajedrez, al fin y al cabo, es un juego acotado, con solo unas cuantas piezas y unas pocas reglas para moverlas aquí y allá, y carece de la anfibología y la sutileza que convierten el mundo real en un objeto tan dificultoso de analizar, y tan interesante de habitar. (El ajedrez)
  • El equipo de IBM llegó mucho más allá con Watson, un robot capaz de resolver crucigramas, comprender el lenguaje de los humanos y aprender como un niño, abstrayendo principios generales a partir de ejemplos sueltos. (Los científicos de IBM)
  • Ojo con IBM. (Los científicos de IBM)

Los científicos de IBM tienen casi listo a Watson, su flamante sistema de inteligencia artificial, para ponerlo a trabajar en el asunto denso y espinoso de la ciberseguridad. Antes habían diseñado Deep Blue, capaz de ganar a Kasparov al ajedrez tal como recordará el lector, aunque tal vez ignore que Watson ha dejado atrás los talentos de su lejano ancestro de silicio. El ajedrez, al fin y al cabo, es un juego acotado, con solo unas cuantas piezas y unas pocas reglas para moverlas aquí y allá, y carece de la anfibología y la sutileza que convierten el mundo real en un objeto tan dificultoso de analizar, y tan interesante de habitar. El equipo de IBM llegó mucho más allá con Watson, un robot capaz de resolver crucigramas, comprender el lenguaje de los humanos y aprender como un niño, abstrayendo principios generales a partir de ejemplos sueltos. Ojo con IBM.

Ambos puntos de vista conducen a textos correctos.

Frente a un párrafo el escritor debe preguntarse ¿de qué trata? Si responde con un concepto el texto está centrado. Si responde con varios, el texto es difuso y debe corregirse.

2 Responses to “Cómo focalizar un texto Por qué debemos experimentar con varios puntos de vista

  1. Eduardo Padrón Says:

    Muchas gracias mi estimado amigo. Su blog es un gran aporte para quienes estamos interesados en mejorar nuestra redacción. Muchas gracias y que tenga mucho éxito con su libro.

  2. Gabriel Tojo Says:

    Muchísimas gracias Eduardo.

Leave a Reply